28 de octubre de 2007

Voté por ella y vos estabas mirando



Vamos a tener una mujer presidente constitucional electa. Y que se va a sentar en un sillón mullido por casi la mitad de los votos del país.
Durante la campaña hablaron de su rimmel. De los gastos que hace en ropa y zapatos. Del pelo. De su manía antiarrugas. De sus maneras "de reina" (así dicen de las mujeres que toman decisiones: si no dicen que sí a todo y a todos resultan antipáticas y mandonas).
En algún momento me perdí (me dejé perder) en todo eso. Y yo, que me había sentido cómoda con la figura de Cristina Fernández en la última década, me encontraba frente a una mujercita laburando de consorte de Néstor K y comprando en las ferias internacionales todos esos zapatos que me gustaría tener. La Fernández del Congreso se había vaciado.
En una conversación Víctor Schedan me recordó lo que era realmente importante. Y advertí que de cada cinco notas periodísticas sobre conductas "autoritarias", compras y maquillaje de Cristina FK, al menos una se dedicaba a lo importante.
Hoy voté por continuar el fortalecimiento del modelo previsional solidario.
Por el crecimiento industrial.
Por más y mejores fuentes de energía.
Por que siga mejorando la salud pública.
Por el respaldo del gobierno nacional para nuestra provincia.
Por tecnología accesible en precio y comprensión para todos.
Por una mejor posición en las relaciones internacionales.
Por recordar un pronóstico que hace unos años resultaba increíble.

¿Te acordás cuando hace diez años dijiste que iban a querer el sillón Cristina Fernández y Elisa Carrió? (Lilita ya no es radical, lo sabrás). Te gustaban esas mujeres de puños cerrados gruñendo frente al micrófono. Primero y segundo puesto en la elección presidencial. Te falló Alicia Castro, pero quién sabe si en estos años nos da una sorpresa.

No hay comentarios.: