21 de mayo de 2009

Las listas más un pedido de auxilio indecible



He tenido que empezar de nuevo. Como en casi todas las cosas que tienen que ver con la facultad. El Taller Literario (materia del plan 2005 de la carrera) me está haciendo sudar en colores, a pesar de que se suponía que yo no tendría demasiadas dificultades con esto de la escritura.
El asunto es que escritura no es lo mismo que escritura creativa.
Para nada, no señor.El caso es que entre la falta de ejercicio (blog y twitter no acreditan como gimnasia, créanme) y los desafíos a los que nos somete la profe, estoy agotada.
Una de las cosas que más me ha pegado del taller últimamente es lo de las listas. Hacer listas de esto, de lo otro, de lo de más allá. Termino sorprendiéndome a mí misma enumerando todo tontamente. Hago listas de cualquier cosa. De gente, gustos, animales desconocidos, animales increados, palabras de Emma. Ya ven, hasta hago listas de las listas que hago.
Buéh, en medio de tanto palabrerío y tanta vuelta la verdad es que necesito ayuda. Y lo hago público. Tengo que escribir sobr la porción de lo indecible. Esa es toda la consigna, sin mayores especificaciones. Estoy en un aprieto. No puedo escribir porque lo indecible es indecible y ya. Tengo las letras mudas, mudas, mudas. Se niegan a decir nada sobre lo indecible. Claro. Es lógico. Pero no tiene que ser lógico. Simplemente tiene que estar escrito. ¿Alguien me dice cómo decir mi porción de lo indecible?

Esta es la transcripción de Remix Século XX (en el video). Es un poema de Wally Salomao (si no entendí mal en el disco).

Amar um tabuleiro de palavras-suvenirs
Apanhe e leve algumas palavras como suvenirs
Faça você mesmo seu micro tabuleiro enquanto o jogo lingüístico

Babilaque, pop, chinfra, tropicália, parangolé, beatick, vieticong,
bolchevique, technicolor, biquini, pagode, axé, mambo, rádio, cibernética;

Celular, automóvel, buceta, favela, liségico, maconha, ninfeta, megafone,
microfone, clone, sonar, sputinick, dada;

Sagarana, stéreo, subdesenvolvimento, existencialismo, fórmica, arroba,
antvírus, motossera, mega sena;

Cubofuturismo, biopirataria, dodecafônico, polifônico,
Naviloca, polivox, polivox...

15 de mayo de 2009

Reincidentes: prisión preventiva

Me he encontrado en la Facultad a Paula y a Nicolás. Los dos más o menos de mi misma edad (viejos soretes para revistar en categoría de estudiantes), los dos recursantes o a punto de rendir alguna materia suelta.
No sé cómo es para ellos este engancharse otra vez en la noria. Para mí, en verdad, tampoco sé cómo es porque no he pensado demasiado en ello. Creo que lo único que tengo claro es que esta vez voy a dar la vuelta entera al pozo.

14 de mayo de 2009

El gran susto

Emma se cayó de la cama grande cuando estaba jugando con Pablo y se dio tremendo golpe y corrimos los dos a alzarla y ella lloró y enmudeció de repente y lloró otra vez y respiramos y ella enmudeció otra vez y corrimos al sanatorio en calzones y pantuflas porque era de noche y aunque hacía mucho frío sabíamos que temblábamos por otra cosa y la vio el médico y le hicieron radiografías y los médicos nos decían que Emma estaba bien y nosotros veíamos el cráneo enterito enterito y sano en su foto negra y reluciente pero seguíamos temblando y la doctora nos decía que así es con los sustos de los padres y los niños y nosotros corríamos ida y vuelta al sanatorio para los controles y nos seguían diciendo palabras analgésicas y temblamos toda la mañana de hoy y ahora recién nos damos cuenta de que seguimos temblando, pero es porque hace frío.

6 de mayo de 2009

Sobre los estúpidos




No sé cómo viene la mano con el título, no me decido. Podría escribir acerca de los estúpidos o por encima de ellos y en los dos casos sería correcto. Voy a hacer las dos cosas.
La mano con los estúpidos viene así: hay muchos y están distribuidos de manera no homogénea (aunque sí estratégica) por todo el globo. Visto entonces que hay muchos y están en todas partes es casi seguro que habremos de toparnos con los estúpidos a lo largo del día y en lo ancho de los días. Resignación.
Con algunos estúpidos puede uno sentarse a tomar un café y hasta conversar, si no hay otra. Se puede jugar al buraco con los estúpidos. Se puede bailar con ellos en una fiesta, ayudarlos a encontrar una calle, decirles quelindocortedepelo, dejarse sacar el apéndice o convidarles torta.
Pero hay cosas de las que hay que mantenerlos alejados. La propia producción, por ejemplo.
Un estúpido es capaz de transformar una idea en una kermese rebosante de rosarios de plástico y caramelos holanda. Si un estúpido lee tu plan anual para organizar las compras de oficina no sabe si es una ventana a la franquicia Barbie, tres insultos a la moral catolicapostolicarromana o un par de operaciones matemáticas. Cuando un estúpido toca tus cosas puede transformarlas en polvo. En polvo compacto para pómulos de estúpidos que se maquillan con el color incorrecto porque nunca pueden encontrar el que realmente les tapa la cara de estúpido que llevan como una bandera carné de identidá.
Un estúpido tiene que estar lejos de lo que producís. Puede arruinarlo y lo hará. No importa si lo que hacés es pura producción intelectual; fuerza bruta; o un poco de cada cosa (como conducir un taxi).
En fin, como dice Seba Lorenzo, yo tengo un blog y me descargo, qué mierda. Me saco las ganas, en realidad. No me descargo gran cosa porque sigo y seguiré cargando con los estúpidos que me tocan en suerte. Dicho esto, haré una última aclaración: he escrito acerca de los estúpidos.
No he podido escribir encima de ellos porque estoy en casa y no he encontrado ninguno por aquí como para sentármele en el lomo o sobre el cráneo vacío, vacío, vacío. O lleno hasta el tope de mirinda manzana.