14 de abril de 2016

14 de abril

He pasado el día.
Hubo un pájaro miroteando en la oficina. Otro aquí, en casa.
He pensado en el periodismo, en los periodistas, en las redacciones y mesas de noticias que conocí.
He pensado que me enseñaste a escribir.
Que he asistido a la muerte del periodismo bohemio de Tucumán.
Que he visto poetas desperdiciarse en las redacciones.
Que puedo presumir de haber estado en el mismo equipo de trabajo que José Augusto Moreno, aunque no haya leído nada suyo hasta después de su muerte.
Que soy una renegada del periodismo probablemente porque estás muerto.
He pensado en esos pájaros, mirándome.
En tus profecías, las que se cumplieron.
En todas las veces que no te hice caso.
En lo mucho que se te extraña todavía.
En sentarme a bajar teclas hasta la madrugada, aunque no vengas a traerme el sanguchito y el postre hasta el escritorio.
En terminar la facultad.
En que no me he conseguido un compañero o compañera de charla igual, o al menos parecido, en todos estos años.
He pensado en lo viejo que estarías. Quizá ya flaco.
He pensado en que te hubieras enamorado secretamente de Cristina, mientras escribías algunos ensayos sobre el peronismo K, probablemente con admiración pero sin sacarte la boina blanca.
En los dos pájaros de hoy, tan mirando. Tan por la ventana.
En la hormiga voladora que me dio un beso.
En la absurda demora de los ómnibus.
En el pájaro de la oficina. En el que me acompañó en casa.
Te seguirían quedando muy bien los espejuelos, ya viejo, ya flaco.
Se te extraña mucho todavía.

20 de enero de 2016

Ya no se aburre el Alfonso



Treinta mil despedidos es la cuenta tras el puerperio del nuevo gobierno de derecha.
Algunos de ellos, se sabe, infladores de globos amarillos.

El unitarismo macrista se expresó en la (esperable) medida de aumentar los fondos coparticipables para la Ciudad de Buenos Aires. Aunque ya se había anunciado en las palabras del ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay:
"Somos una nación de 40 millones de habitantes con un nivel superior de educación todavía respecto de otros países de la región, que cada 10 años nos dejamos cooptar por un caudillo que viene del norte, del sur, no importa de dónde viene, pero de provincias de muy pocos habitantes, con un curriculum prácticamente desconocido. No vaya a ser que en 2020 estemos hablando fulano de tal, que vino, no sé , de Santiago del Estero, que no lo conocíamos, apareció de la nada y resulta que se quedó con todo el poder".

Todo el poder. Eso es lo que buscaba la megaburguesía porteña en las últimas elecciones. El empoderamiento de las clases populares, de las mujeres, de los trabajadores, era una quita de poder para la derecha argentina. Un alerta de peligro de extinción. El poder económico no les alcanzaba, querían "todo el poder". Y los que se lo sirvieron en bandeja lo hicieron a cambio de perder el suyo.

Está además, el horroroso avance sobre los sitios de construcción y preservación de la memoria. Esa intención de apoderarse también de la cultura histórica. Pero ese es tema para otro post.

12 de enero de 2016

Antonia




"Para pretender el mundo es largo
para conformarse se ha inventado el jamás".

Y Mariana, Silvio Rodríguez


Escribir sin ganas de escribir. Agobiada por la cantidad de gente que bebe con gusto el relato maestro de la civilización o la barbarie.

Sin ganas de escribir. Pensando en cómo deconstruir el escrito sarmientino. Cómo explicar que está todo bien con la barbarie, o que la civilización es otra cosa.
Es otra cosa.

Facundo, el personaje, se ha transformado en autor del manual de la clase media con aspiraciones. Ya no es un caudillo, sino un golem que sirve a un amo lleno de resentimiento de clase.
Escribir, aunque sin ganas. Porque la puta batalla cultural no se gana llorando en la plaza con los dedos en V.

¿Escribir qué? ¿Un Facundo al revés? No le puedo ganar al relato del maestro. Porque quién no quiere ser un civilizado blanco, no- indio, ungido por el óleo santo de la escuela privada (católica, de preferencia). El tipo que no necesita de la ayuda del Estado. No la necesita, se la merece, se la ha ganado. No como los choriplaneros.

"Me confunde que sea esto lo que hemos construido como sociedad", dice la Paula. Niña querida, esto no es lo que hemos construido. Es lo que no hemos sabido deconstruir.

Sigo escribiendo y me acuerdo del Oscar Zamora diciendo que el macrista es el tipo al que no le importa que la mierda le llegue al pecho, siempre y cuando al prójimo le llegue al cuello.

Le tengo fe a la chinita, a la Antonia. Vio que papi es débil, que esas costillas son de barro. De golem esculpido por la derecha multinacional.
Papi se rompe fácil. Lo mira desde su sillita. Soba el pelo de la muñeca. Maquina en silencio. Urde su libertad. Sonríe. Los custodios lo dejan solo cuando está con ella.