24 de marzo de 2008

Un refrito sobre refrito y más




Hace ya mucho tiempo que no trabajo en un diario. Y me he pasado los últimos años pensando que ya la cosa era muy distinta a la última vez que pisé una redacción con la urgencia del cierre cotidiano. Pero parece que hay prácticas que se sostienen todavía, hábitos nocivos como el cigarrillo en exceso o costumbres desagradables como el "agua finamente gasificada" (soda vieja con poco limón y mucho edulcorante).

Hábito 1: ¡shock! :-o
Como bien señala David de Ugarte, sorprende que todavía haya quien hace suyo eso de "que la verdad no estropee un buen titular". Él lo dice en referencia a la nota del diario Crítica que habla de Javier Noguera como "el ciberpadrino". Es verdad, el título tiene gancho. La información dentro de esta nota no tiene mucho que ver con el título y se obtuvo de la página web del propio Noguera. La no información dentro de esa nota tampoco tiene mucho que ver con el título. Y tampoco es taaan deliciosa. Ser presidente de una fundación que administra poco dinero no asusta al gran público. Oooh. Una verdadera pena.
Para mostrar que lo mismo pasa con otros temas, miren esta nota sobre el IUNA también en Crítica: mucho título, poca data.

Hábito 2: hagamos que la clase media cómoda se sienta estafada :-(
Siempre funciona: hay que decir que el Estado "desperdicia" el dinero de los contribuyentes. Decir que la gente contratada por el gobierno no trabaja e incluir un par de nombres (de la agenda propia) y "desenmascarar" a la fundación "fantasma" que invitó a toda la prensa (no sólo al empleado de Perfil, Pablo Mancini) a una de sus actividades en la embajada española de Buenos Aires.
Otra vez sirve de ejemplo la nota del IUNA: uno termina pensando que antes de leer el diario tenía 100 pesos y ahora le quedan 10.

Hábito 3: reciclemos notas viejas de otros diarios ;-D
Resulta que muchas veces uno en las seis horas que tiene que trabajar en la redacción no ha encontrado una nota para llenar los cuarenta centímetros de página que le tocan. Cuando pasa eso suele ser porque no hemos caminado ni cinco cuadras en el día. No hemos visto el mundo y se pone bien difícil escribir sobre lo que no se conoce. Entonces leemos diarios viejos, navegamos un rato por la web y terminamos haciendo un refrito sobre un tema que, como se había publicado hace poco, necesita una vuelta de tuerca. Así, Mancini toma la nota de Juan Pablo Morales del diario La Nación de octubre de 2007 y la publica en Perfil cuidándose de poner en uso los hábitos 1 y 2 y Crítica rebota la nota de Perfil que responde a las pautas enunciadas con los números 1, 2 y 3.
Otra vez, la nota del IUNA sirve como ejemplo: el tópico "cuánto cuesta un egresado..." se usó ya en el diario Río Negro y en La Voz del Interior. Claro, como los diarios de provincia hablan de miles de pesos, había que decir millones en uno de la capital.

Un buen hábito: leer leyendo :-)
Como leer no es la misma cosa que hacer una lectura de algo, es necesario aclarar que en las notas publicadas por los diarios Perfil, Crítica y La Nación la noticia es la misma. (La leche no, pero la noticia sí).
La información, lo importante del caso, es que hay una comunidad de bloggers en la Argentina que usa internet como una herramienta de militancia.
Juan Pablo Morales habla de eso: de la nueva cosa esta de hacer política estableciendo búnkers (unidades básicas, dirían los que firmaron ficha en el PJ) en la red de redes. Habla de la posibilidad de que un partido, un grupo social o los simpatizantes de un gobierno hayan cambiado la forma del activismo político en este país para siempre.
Pero al buen título ya lo había usado el autor original de la nota ("Nace la cibermilitancia: el blog reemplaza al aerosol").
Entonces los reciclajes tenían que distanciarse del artículo periodístico original. Tenían que vender escándalo y antagonismo. Hablar mal de los ciberactivistas argentinos. Hablar mal de sus organismos de difusión. Denostar la militancia de algunas personas porque son empleados públicos, porque son peronistas, porque son de las provincias (cómo se les ocurre fundar un proyecto de alcance nacional si no nacieron en la Ciudad de Buenos Aires. Estos cabecitas están cada vez más atrevidos).
Natalia Zuazo dice en su blog personal qué hay que hacer para cocinar un buen refrito: "Tomar un contenido, destacarlo, recuperar lo central, eliminar lo redundante, aclarar las oscuridades, descartar los lugares comunes y subrayar lo elegante y lo creativo..."

Con tiza y con carbón...
...las mujeres con Perón. Luche y se van. Tiemblen fachos, Maradona es zurdo. Córdoba de mueve por otro veintinueve. ¿Quién no vio una de estas pintadas alguna vez en la vida? Algunos de los autores probablemente eran estudiantes. Otros obreros metalúrgicos, o del surco, o desempleados. Seguramente más de un empleado público salió en temporada de alquitrán, cal, aerosoles y tiza y carbón a hacer pintadas callejeras.
El blog es muuucho más barato que el aerosol. (Un peso con cincuenta la hora en el ciber versus doce pesos del aerosol). Es para todos, ya que no importa qué edad tengas o qué capacidad física porque en tu blog das la cara pero no necesitás ponerle el cuerpo. Es popular pero no anónimo. La pared es estática, tu blog militante se mueve por la urdimbre de una red que envuelve al mundo. Es democrático: no obligas a nadie a leerlo si no quiere, pero proponés tus intereses en un mar de flores.
En fin, que Mancini y Zuazo no han descubierto ningún fraude internacional ni han desenmascarado a los que especulan para hacer subir los precios de los alimentos, ni han difundido ideas para el ahorro energético. Sólo refritaron una noticia vieja de otro diario. Acusando a alguien de algo, para actualizarla y hacerla vendible.
Por fortuna el ciberactivismo en la Argentina sigue en la suya. Hablando sobre su trabajo; haciendo propuestas sociales; invitando al trabajo solidario; ofreciéndote otro punto de vista; haciéndote recordar. Y van a seguir funcionando estas pintadas en red. Y van a ser cada vez más y mejores. Y un buen día nos vamos a dar cuenta de que no cambiaron las ganas de mejorar las cosas pero sí la forma de militar en la Argentina. Los weblogs son paredes móviles que viajan por todo el planeta y están siempre blanqueadas a la cal, esperando. Nosotros seguimos escribiendo porque las paredes limpias no dicen nada.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Todo muy lindo... una lástima que, aún sigas sin contestar una simple pregunta, Mariana. Trabajás en el Estado o no? Qué puesto ocupás? Vos exigís toda la información pero seguís sin contestar una simple pregunta. Entonces? De qué periodismo hablás? De qué militancia hablás? Vamos, Mariana, trabajás o no para el Estado? Es una simple y minúscula pregunta lateral dentro de tu mundo de militancia pura e idílica. Sí o no? Estaría bueno que contestaras. Así, como vos, cada uno saca las conclusiones que quiere sobre lo que lee en los diarios malvados.

Daniel.

Mariana Nofal dijo...

Daniel, no contesté antes porque la respuesta es pública. Figura en mi perfil del blog. Ya ves, no es lo mismo leer que mirar vidrieras.

fafefo dijo...

Amiga no opino igual pero es un placer leerte.