13 de marzo de 2007

Argentina camina



El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, anunció el lanzamiento del programa Argentina Camina. El objetivo es promover la actividad física a través de los centros de atención primaria y otros efectores de la salud pública.
La idea es invitar a los ciudadanos a que hagan una caminata de al menos media hora diaria. Esta breve dedicación sería suficiente para prevenir muchas de las enfermedades que se originan en el sedentarismo o se agravan a causa de él.

Cuestión de salud, cuestión de peso
Hace tiempo ya que el gimnasio y la dieta zafaron de la etiqueta de la frivolidad y pasaron a la agenda de educación para la salud.
El Ministerio de Salud propone la caminata porque es una actividad que no requiere indicación médica previa y es gratis. Además, porque el que se hace el tonto y no pone en práctica esta sencilla prescripción médica, no tiene excusa. No hay excusa para no caminar media hora. En Brasil (gracias a una iniciativa de la ciudad de San Pablo) ya se puso en marcha un programa parecido. Desde el ámbito privado y de ong's los chicos de Cormillot (los pacientes de la clínica, del Dieta Club y de los Gordos Anónimos) se organizaron en clubes de caminantes por todo el país.


La gordura de los pobres
¿Por qué hay tanta gente pobre con sobrepeso? No porque coman demasiado, sino porque consumen alimentos de mala calidad. Las carnes grasas (puchero, costilla, carne molida) y los carbohidratos como las harinas (polenta, pan, pasta) y los azúcares son más baratos que alimentos de más valor nutricional como el pescado y los lácteos descremados. De hecho, la leche, el yogur y el queso descremado son más caros que los lácteos con toda su grasa encima. Además, las verduras son muy caras en algunos lugares como la Patagonia y la Ciudad de Buenos Aires.
Pero hay que tener en cuenta que los hábitos alimenticios y las formas de cocinar forman parte de la cultura de transmisión generacional. Y durante la década de Carlos Saúl mucha gente dejó de compartir la mesa (no había nada para poner encima, iban a comedores comunitarios) y esa misma gente dejó de cocinar. La generación que creció en las casas sin cocina y sin mesa no sabe cocinar. ¿Cómo no va a ser obesa y diabética una persona que vive a pan, fideos, arroz y carnes con grasa?
Las estadísticas dicen que las mujeres pobres y con bajo nivel de escolaridad tienden a ser sedentarias. Empezaremos caminando, contra el sedentarismo. Seguiremos con acceso a la educación y con la eliminación de la pobreza. Es un buen programa si los del equipo de Ginés y Néstor no aflojan y se sacan las zapatillas en la mitad del camino.

Entrá a este link del Ministerio de Salud
http://www.msal.gov.ar/htm/site/noticias_plantilla.asp?Id=1002
Este es el de Cormillot
http://www.drcormillot.com/

No hay comentarios.: