3 de octubre de 2006

La pared



Los yanquis quieren ahora hacer una super pared. Que no pasen los mejicanos. Los latinoamericanos. No quieren más espaldas mojadas.
¿Y qué conmigo? Que hagan su pared. Que deporten a los chicanos. Que los gringos limpien su propia mierda, cuiden sus propios bebés, frían sus propias papas, laven sus propios platos.
Después de décadas de autopropaganda pro yanqui de Hollywood (que es el país de la libertad, del crecimiento económico, del self-made man, del que quiere tener cosas lindas en abundancia) nos vienen a decir que es para mirar y no tocar. Ni las rubias ni las computadoras baratas. Ni las zapatillas de colores ni las tetas de plástico que se mueven en cámara lenta en la playa. Nada de eso es para los sudacas.
Era de esperarse. Miren lo bien que estamos. Miren. Pero ni se les ocurra intentar ser como nosotros.
Que se queden en su casa, que se hagan su medianera. Que no abran la puerta cuando les toquen el timbre.
Que se dejen de joder los que hablan de la discriminación, del "estigmatizante" cierre de fronteras. Que se deje de joder Fox con quejas diplomáticas. El que quiera trabajar limpiando pisos que lo haga en su país. Y que sea bien pagado. No necesitan pasar a la casa del vecino. Ni por una tacita de azúcar.
Méjico tiene a la Chavela. Y el estadio Azteca. Y a Chespirito haciendo el Chavo del 8 y el Chapulín colorado.
Díganme si todo eso junto no es mejor que la Pamela Anderson revolcándose sobre mil hamburguesas.

1 comentario:

diego n dijo...

dejenlos construir su pared, esperemos que por una vez sea para que no salgan.
dejenlos construir su pared para que no entren nuestros cientificos.
dejenlos construir su pared para que no nos roben nuestros amigos
dejenlos construir su pared para que sea el dique que contenga la mierda que les llega al cuello. diego n ya e habras dado cuenta el mismo de galo rojo