23 de marzo de 2010

Una nueva ventana para la memoria. Facebook sin rostros

Un gesto simple. Hemos desaparecido de la red social más exitosa del país en cantidad de adeptos y actualizaciones. Nos hemos ausentado para estar presentes en el homenaje. Conmueve abrir la página y encontrarse con los huecos azulceleste, la silueta blanca y nada más. Algunos han puesto a Julio López, para recordar que seguimos conviviendo con esa gente que te esfuma (mierda, con el peligro). Otros han agregado el número del horror. Otros el deseo y la evidente voluntad de sostener la consigna: nunca más.
A medida que pasan los años me estremece pensar que estoy entre los afortunados. Que conozco a mis padres y que ninguno de mis abuelos tuvo que cargar una foto carnet ampliada en la plaza, que no están gastando la vejez buscando los nietos que les robaron.
Un gesto simple. Un enorme impacto.

No hay comentarios.: