7 de abril de 2008

Tetas




El asunto de amamantar me trae chueca. Emma no quiere teta. Prefiere la mamadera porque es comida gratis: no tiene que trabajar para obtenerla. La leche de fórmula sale de manera fluida y sencilla de las tetinas. En cambio, mamar requiere trabajo y esfuerzo y mi nena ya aprendió que hay una vía fácil para algunas cosas.En mi último intento por que llegue al tercer mes de vida tomando leche de teta, fui al servicio de lactancia del Instituto de Maternidad que depende del Ministerio de Salud Pública de Tucumán. (Aquí abro este paréntesis para aclarar que en el sector privado no hay nadie que ayude a las mujeres con problemas para amamantar, fuera de grupos de voluntarias profesionales y no profesionales que enseñan a criar en los hospitales públicos de maternidad).
Nos atendieron muy bien (a Emma, a Pablo y a mí).
La jefa del servicio, Liliana Chireno, demostró el mismo interés que yo en que mi hija tomara leche de cachorro humano y me aseguró que dispone de un equipo profesional y tecnología para ayudarnos. Las consultas (con la médica y el psicólogo) son gratis, el uso de los equipos eléctricos también. Yo sólo tengo que aportar muchísima paciencia. Y las tetas, claro.
Va a ser difícil. Llevo dos meses de lucha a pezón partido y me he puesto días enteros a disposición de Emma y su hambre y estoy logrando poco. Poco y a veces nada.
En fin, quería postear mi frustración porque el blog es mío y lo frustro cuando quiero. Y al mismo tiempo mi esperanza, porque hay contención para dificultades de crianza, y es en el hospital público ( y sólo ahí) y es gratis. Enhorabuena.
Mañana tengo una consulta/taller sobre lactancia. ¿Lo lograremos esta vez?

1 comentario:

Niceforo dijo...

muchas gracias x pasar..

ahi t agrego a favoritos

Un abrazO