4 de noviembre de 2016

Discontinuado





Como esos zapatos con los tacos bordados con flores.

¿Este blog está discontinuado?

Desatendido.

Pasó octubre.

No he perdido el sentido del humor. Aunque debo decir que sigue ácido. Negro, a veces. Soy bruta para las bromas. Hay cosas que no le hacen gracia a la gente. La muerte (la certera, la próxima, la reciente); el error (el político, el moral); la hipocresía (la propia, la de uno, la que no se admite ni en terapia); los bebés feos. Vamos, es muy gracioso compartir con alguien lo feo que nos ha parecido ese bebé (no con los padres, ellos con seguridad se dieron cuenta al toque).

Este es un post discontinuado.

Desatendido.

Llegó noviembre.

La casa sigue en remodelación. Un solo dormitorio, ninguna cocina, la convivencia con los compañeros de la UOCRA. Los escombros. Los bichos que vienen a vivir en los escombros. Los corralones que atienden en horario no comercial.

Perdí a Homero. Perdimos al Coco. Dos mascotas menos. Una pena más.

Discontinuado. Desatendido. Desordenado.

Un post para nada, acerca de nada. Por retomar esto de la escritura.

Hoy hubo almuerzo de celebración en la oficina. A la salida se me rompió un zapato. Un zapato protestante, jocoso, indecente. Con todo el culo abierto, mostrándose a cada paso. Un zapato obviamente izquierdo.

A ella le gusta él y a él quién sabe qué le gusta o qué se permite saborear. Se podría permitir un bocado de ella. Un sabroso bocado. Dos o tres mordiscones culpables.
Tonto, dale el gusto.
Date un gusto.

(Yo también tengo aficiones culpables. Pero estoy siempre, siempre, siempre a dieta).

Ando con ganas de resolver ese asunto de cómo me atraviesa lo social. De la ansiedad de alguna militancia. De lo desagrupada que ando. Desabrochada. Suelta. Desculada, protestante, jocosa, indecente.

Después de todo, qué es una mujer sin sus zapatos y su sentido del humor.

3 comentarios:

Bárbara Tarcic dijo...

Como te quiero, Nofal! Gracias! Que sea discontinuado lo hace mucho mucho más especial.

emprendES dijo...

Siempre volves. Menos mal.

Mariana Nofal dijo...

Gracias Tarcic, gracias comentarista desconocido.