22 de septiembre de 2008

Paso a paso, cómo hacer un blog




En los cursos sobre blogs de la Fundación Generación Libre he notado que quienes no son usuarios habituales de internet tienen cierta dificultad a la hora de entender esta historia de los dominios y el alojamiento de dominios.
Mi participación como tutora en FGL y las urgencias de mis amigas docentes me han obligado a pensar las cosas de manera sencilla y low tech para poder explicarlas del mismo modo. Incluso la Pelada me ha torturado exigiendo tutoriales por mensajes de texto. De modo que he desarrollado el don sobrenatural de explicar en 140 caracteres qué es un blog, cómo suscribirse a un contador de estadísticas o la diferencia entre la pestaña visual y la de código.
Voy a usar entonces mis superpoderes hoy para hablar acerca de los dominios y los alojamientos. Mi esfuerzo estará orientado a quienes quieran iniciar un blog en Blogger. Ya sé, parece ridículo intentar explicar, en internet, algo para quienes no son usuarios habituales de internet. Pero mi intención es ayudar a través de este post a gente como la Pelada, que muchas veces tiene que dar clases sobre nuevas tecnologías en lugares donde el acceso a ellas es limitado. Ella sabrá difundir esto entre sus alumnos. Aquí va.

¿Qué demonios es un dominio?
Cuando vamos a comprar una casa, un terreno o un bien inmueble cualquiera, adquirimos un dominio. El espacio virtual se parece en esto bastante al espacio físico o "real" (vamos a llamarle real a los fines prácticos, aunque el mundo en la red me parece a mí bastante real, ¿y a ustedes?). Para irse a vivir a la red, uno necesita un lugar donde hacerlo. Uno necesita entonces, un dominio.
Del mismo modo que en el mundo físico, en la red podemos comprar, alquilar o pedir prestado un lugar donde alojarnos con nuestras cosas.
Si vamos a vivir en la Argentina, la Cancillería nos dará una prefabricada puntocompuntoar (www.nuestraprefabricada.com.ar).
Además, hay otras terminaciones de dominios puntoar. Se llaman subdominios. Veamos que dice la Cancillería de esto:

  • Podrán registrar nombres dentro del subdominio .com.ar cualquier persona física o jurídica argentina o extranjera.
  • Sólo podrán registrar nombres dentro del subdominio .org.ar las entidades que sean organizaciones sin fines de lucro argentinas o extranjeras. No podrán registrar nombres debajo del .org.ar las personas físicas por más que la actividad que las mismas desempeñen carezcan de fines de lucro.
  • Sólo podrán registrar nombres dentro del subdominio .gov.ar las entidades que pertenezcan al Gobierno Nacional o Provincial de la República Argentina que cumplan con lo establecido en la "Normativa Vigente".
  • Sólo podrán registrar nombres dentro del subdominio .mil.ar las entidades que pertenezcan a las Fuerzas Armadas de la República Argentina que cumplan con lo establecido en la "Normativa Vigente".
  • Sólo podrán registrar nombres dentro del subdominio .net.ar las entidades argentinas o extranjeras que sean proveedoras de servicios de Internet y tengan licencia de la Comisión Nacional de Comunicaciones para prestar servicios de valor agregado en la República Argentina.
  • Sólo podrán registrar nombres dentro del subdominio .int.ar las entidades que sean Representaciones Extranjeras u Organismos Internacionales con sede en la República Argentina.
  • Sólo podrán registrar nombres dentro del subdominio .tur.ar las empresas de viajes y turismo que se encuentren habilitadas por la Secretaría de Turismo de la Nación para funcionar como agentes de viajes atento lo estipulado por la normativa vigente.
En fin, volvamos a lo nuestro. Si queremos nuestra prefabricada en la red, sólo hay que completar un formulario de solicitud para obtenerla y ya.
Una vez que tenemos la casita prefabricada, necesitamos un lugar donde ponerla. Un terreno. Podemos comprarlo. En ese caso adquirimos un servidor (unos 700 pesos mensuales). O podemos alquilarlo. En este último caso, pagamos un alojamiento a un servidor de alojamientos (unos 25 pesos mensuales, para los que no tienen demasiadas pretensiones).
Si no tenemos plata para alquilar o comprar pero tampoco queremos vivir en la marginalidad virtual, podemos pedir prestado.

Blogger
Blogger es uno de los muchos alojamientos gratuitos para blogs que existen en internet. Para obtener un espacio donde vivir gratis en la red, tenemos que pedirlo. ¿Dónde? ¿A quién? Les mostraré ahora cómo pedírselo a Blogger, pero para los demás espacios es más o menos lo mismo.
Primero tenemos que crear una cuenta en Gmail. ¿Por qué? Porque Blogger es una empresa del conglomerado Google, junto con Gmail, Picasa y otras más. Una vez que tenemos una cuenta Gmail, podemos acceder a muchos servicios gratuitos de Google. Entre esos servicios, está el alojamiento para nuestro blog en Blogger.
Vamos entonces a crear nuestra cuenta Gmail para tener acceso a Blogger.
Primero entramos en http://www.gmail.com
Ahora pinchamos en donde dice "Apúntate a Gmail" y llenamos el formulario.
El formulario nos pedirá un nombre para nuestra cuenta. En mi caso, el nombre de mi cuenta es mi nombre más mi apellido. Están separados por un punto: mariana.nofal@gmail.com.
Debajo del nombre de registro, hay un botón que dice "comprobar la disponibilidad".

Cuando pinchamos en ese botón, el sistema nos dice si alguien más en el planeta está usando ese nombre de registro. Digamos que hay unas 10 marianas nofal en el mundo y que alguna está usando el mismo nombre que quiero usar yo. Tendré que elegir una forma diferente (mariananofal; mnofal; marianofal etc.) hasta que el botón me diga que el nombre que quiero usar está disponible.

Ahora sólo debo terminar de completar el formulario y listo, ya tengo cuenta de Gmail.
Con esa identidad virtual (un DNI o pasaporte para el mundo Google) que acabo de obtener, voy a pedir que me den un alojamiento en Blogger.
Para eso tengo que entrar en http://www.blogger.com


Voy a poner mi nombre (el de mi cuenta de Gmail) y mi contraseña en los casilleros de arriba y después pincharé sobre el botón "acceder".
Después de eso aparecerá un formulario muy parecido al de mi cuenta de correo electrónico. Tengo que llenarlo también


Después pincharé en "continuar".


Ahora debo ponerle un título a mi blog en el casillero correspondiente. El de mi blog es Los dos gallos. En el casillero siguiente debo elegir una dirección para mi blog. Del mismo modo que en el caso del correo electrónico, tengo que comprobar la disponibilidad de esa dirección. Es decir, me tengo que asegurar de que otra persona no esté usando ya esa dirección. En el caso de mi blog, el nombre (Los dos gallos) y la dirección (http://losdosgallos.blogspot.com) coinciden. Pero no necesariamente tiene que ser así. El blog de Diego se llama "Violencia es mentir" y su dirección es http://turconofal.blogspot.com.

¿Por qué la dirección de mi blog no es .com.ar?
La dirección de Diego podría ser www.turconofal.com.ar. Pero para eso, él tendría que haber pedido una prefabricada en la Cancillería (www.turconofal.com.ar) y después pagar un terrenito para ponerla ahí (un alojamiento).
Pero él prefirió pedirle un espacio gratis a Google. Google entonces le cedió un espacio gratis dentro de uno de sus edificios: Blogger. Entonces, Diego y su blog viven en el departamento turconofal, dentro del edificio blogspot.com. Por eso su dirección es http://turconofal.blogspot.com.

¿Y qué es http://?
Http es la sigla de "protocolo de transferencia de hipertexto". Para no poner esto ya más largo de lo que es (LamarK debe haber abandonado la lectura hace rato), no voy a dar demasiados detalles sobre el asunto, pero trataré de decir algo mejor que "es algo que no nos importa demasiado por el momento" (aunque es cierto, no nos importa demasiado por el momento. Ya habrá tiempo para ponerse freaky).
Esa sigla con los dos puntos y las barras le avisa al navegador en idioma navegador a dónde queremos ir. Para que tengan una idea (muy extraña, pero una idea al fin), es como si todos los taxistas del mundo hablaran sólo en idioma taxi. Entonces, cada vez que subimos a un taxi, tenemos que decirle en su idioma al chofer a dónde vamos. Si tuviéramos un Protocolo de Transferencia de Idioma Taxi, podríamos usar un auto con chofer en cualquier lugar del mundo.

¿Y qué es el navegador?
El navegador es eso que se abre cuando pinchamos sobre el ícono de Explorer o de Mozilla. Es el ómnibus (o el taxi, para los que prefieren viajar siempre sentados) que nos lleva por todos los dominios de la web. Sólo tenemos que poner en el renglón finito de arriba la dirección a donde vamos y el navegador nos llevará. Por ejemplo, para entrar a este blog, tienen que escribir http://losdosgallos.blogspot.com

Ya los aburrí demasiado
Así que me voy. Espero que les sirvan estas raras comparaciones y que puedan usarlas.

1 comentario:

fabian darmanin dijo...

me encantó ¡

por la simpleza de mi gente diria sergio dennis de visita por estos dias...jeje

saludos a la flia y a la gente de la office.

besos para ud.