8 de febrero de 2008

Emma




En algún momento intenté un blog sobre la preñez y mis inicios en la maternidad. Nunca terminé se sentirme muy cómoda en esa aventura bloguera. Ahora sé por qué. Jamás debí haber separado a los dos gallos del embarazo. Era como andar yo por un lado y la panza por otro.
El 31 de enero nació Emma (más bien fue desalojada, la pobre). Ella, como Mora, Sandino, Tommy, Julia y Noé son una señal de que las cosas andan bien por estos lados.
Pablo, Emma y yo hemos sidos agasajados, mimados, acompañados y malcriados por amigos y parientes. Hemos recibido regalos, besos, abrazos, tiempo personal, tiempo profesional y aguante de un montón de gente. Eso me conmueve y me hace sentir afortunada y agradecida.
En fin, quería avisarles que nuestra pequeña ya tiene existencia civil y fotos en colores. Y que ahora los dos gallos salen en estéreo con preñada. Porque uno no tiene por qué separarse de sí mismo.
Claro que Emma tuvo su lugar en los blogs hermanos: gracias Zaira y Salvador. Gracias Diego.

2 comentarios:

Lamark dijo...

bebé mariana!!!!

esta semana seguro me llego por tu casa a conocerla!

espero que todo siga bien con ella, con vos y con Pablo!

Merveilleuse dijo...

hermosa emmita