22 de septiembre de 2006

Harta de lo que publican sobre Betty en los diarios


Lamento que Beatriz Argañaraz haya desaparecido. Lamento que haya tenido que sufrir violencia física. Es muy triste que de ser una ciudadana haya pasado a ser una víctima. Y nada menos que la víctima de un crimen. Pero tampoco nada más. No es más una persona. No es más una amiga. No es más hija ni hermana ni enemiga ni esperanza ni molestia de nadie. Es la víctima de un crimen y se habla de ella como se habla de los muertos. Los que la conocieron dicen: "era buena". "Era amorosa". "Fue una profesional dedicada".
Los diarios sacan en tapa noticias sobre "el caso Betty". Estoy harta. Llena de nada. Noticias que no son información. El morbo popular pide todos los días noticias de Betty. Qué pasa. Qué huesos con qué sangre en la casa de qué pariente hay.
Me importa un cuerno.
A usted también le importa un cuerno.
Lo único interesante del "caso Betty" es que nadie hasta ahora dijo que los policías que la buscan son unos inútiles. Qué me cuentan de los sabuesos tucumanos. Si la maestra de la escuela franciscana estuviera viva, encerrada contra su voluntad en algún sitio, a estas alturas habría muerto de hambre y de sed. ¿Se dan cuenta?
No sólo una mujer o el cadáver de una mujer pueden perderse aquí. Un camión, un transatlántico o una mujer-camión y un cadáver transatlántico podrían desaparecer sin pistas ante tanta ineptitud.
Mientras en la tapa de los diarios de papel y en los digitales dicen que la mujer del hermano del cuñado de la prima del tío del perro que conoció a Betty puede ofrecer pistas, en Tucumán pasan cosas. Pasa la primavera. Pasa una casi sequía larga. Pasa que la Mora Toscano pasó casi una semana solita con su papá. Pasa que la secretaria de Estado de Educación ahora no sólo tiene "rango ministerial" sino que es ministro. Pasa que vino un embajador chino que no pude conocer, pero que se llama también Zhang, como Yimou. Pasa que mañana dan el bautismo católico a Sandino Jiménez Mones. Y ya estamos en Rosh Hashana 5767. Leshaná tová ticatev vetejatem para la bobe Raquel Lesnik.

No hay comentarios.: