1 de noviembre de 2007

Cero quejas, un hurra




Hace dos días fui a hacer unos trámites en la oficina del Plan Materno Infantil del Subsidio de Salud. El Subsidio de Salud es la obra social de los empleados y el personal retirado del Estado provincial.

(Para los que no son argentinos, me veo obligada a aclarar que una obra social es un seguro de salud y bienestar general que se paga de acuerdo con el salario que cada uno cobra. Como es un seguro solidario, todos aportan según sus posibilidades, pero reciben beneficios según sus necesidades. Las obras socialesson administradas por los sindicatos. De modo que hay una obra social por cada actividad: Obra Social de Panaderos y Pasteleros, Obra Social de Empleados Bancarios, Obra Social de Docentes Particulares, etc.).

Ahora las oficinas del Plan Materno Infantil están en un nuevo edificio: el Centro de Calidad de Vida. Allí se atiende, además de embarazadas y niños menores de un año, a enfermos crónicos de con hipertensión y diabetes. Este grupo de personas puede hacer ahí sus trámites administrativos y además sumarse a actividades destinadas a mejorar su salud. Hay talleres de nutrición y un gimnasio donde se dan clases de actividad física para adultos mayores. También se dicta en ese edificio un curso de preparación para el parto. Es gratis, dura 6 semanas y lo dictan especialistas en distintas disciplinas: un obstetra, un profe de educación física, un psicólogo... Si no estoy segura de querer hacerlo puedo tomar una clase de prueba sin tener que inscribirme.
He oído muchas quejas sobre el Subsidio de Salud. Pero, nobleza obliga, debo decir que siempre he sido bien atendida. La inauguración de este Centro de Calidad de Vida me parece una propuesta interesante: atención diferenciada a poblaciones de riesgo y una marcada intención preventiva.
Otra novedad: me dieron una chequera que incluye seis órdenes de consulta médica, dos de ecografía obstétrica, dos de análisis clínicos, tres recetarios para dos productos farmacéuticos cada uno y dos órdenes de consulta médica pediátrica. No tuve que pagar ni un centavo por nada de esto. Sólo debí entregar una copia de mi hoja de seguimiento prenatal. En ella figuran todos los controles médicos que me hice en los últimos meses.
Cuando me dieron la chequera me informaron que la consulta pediátrica es una sugerencia de la obra social, que intente conocer al pediatra que elegí antes de la fecha de parto.
En fin. Cero queja y un hurra por la iniciativa pro prevención. Seguramente hay cosas que se pueden mejorar. (Personalmente yo añadiría en la chequera un par de visitas al dentista). Pero me pareció importante decir que me fue bien, que me atendieron bien, que los empleados fueron siempre amables conmigo y que el Centro de Calidad de Vida me parece una buena idea. Que sea cada vez con más beneficios para todos.

No hay comentarios.: