15 de abril de 2018

14 de abril



He brindado a tu salud. Como cada catorce de abril.

He salido a cenar con un montón de peronistas. Te hubieras llevado bien con ellas y ellos. Te hubieras reído de tu gorilez para caerles bien. Te hubieras peleado con las feministas y les hubieras presumido un poco. O mucho.

He pensado que siempre has tenido razón. Que más tarde o más temprano todo se encamina. Que debería haberte hecho caso, debería haberme graduado, resignando en esos años independencia económica.

He adoptado una gatita, que había sido abandonada un domingo de lluvia. Se llama Lluvia.

He estado aprendiendo una vidala de Valladares sobre un poema de José Augusto Moreno. He pensado en los poemas de José Augusto que tenías por ahí, que no sé a dónde habrán ido a parar.

Me he angustiado por el bombardeo a Siria, he puteado a la derecha internacional casi como una troska.

Me está costando dormir hoy, ya ves, como cada catorcedelcuatro.

He brindado a tu salud.

Te recuerdo siempre.

Te recuerdo.

No hay comentarios.: