17 de mayo de 2012

Un post demasiado largo para ponerme al día en el Día de Internet

Estudiantes de la cátedra de Comunicación y Educación. La foto es de Diego Toscano.


Durante este mes el área de Cultura Digital de la Sidetec ha desarrollado un par de charlas y una clase de consulta para la cátedra de Comunicación y Educación.
Como ocurre cada vez que hacemos un taller o damos una charla, me sorprende la cantidad de jóvenes ciberanalfabetos con los que me encuentro. Muchos de ellos tienen acceso a máquinas y a conectividad. Incluso son usuarios regulares de computadoras personales, de smartphones y de internet. ¿Por qué, entonces, entran en la categoría de analfabetismo digital?


Analfabetos eran los de antes
Hace algunos años yo incluía en esa categoría a las personas que no habían aprendido a usar las computadoras personales con un fin determinado por ellas mismas. Más adelante sumé a las personas que tenían severas dificultades para utilizar distintos tipos de conectividad (no sólo internet) para sus propósitos personales, militantes o laborales. Después, a las personas que eran capaces de darle a una máquina y a su conexión un uso determinado pero que estaban imposibilitadas de resolver los problemas que les presentaba tener que actuar frente a una plataforma nueva, actualizada o desconocida o ante un equipo nuevo, actualizado o desconocido.
Hoy he decidido agregar a quienes no han entendido la necesidad de congraciarse con los sistemas digitales (computadoras personales; teléfonos con conectividad).
Son las personas que, más allá de la evidencia, se niegan a aceptar que de aquí a dos años no van a tener empleos (excluimos los trabajos eminentemente físicos, obviamente) en los dos sectores privados de mayor demanda de mano de obra, que son la industria y los servicios. (A los que están "con el campo", lamento ser yo quien les da la noticia: el agro no es el primer dador de empleo en el país. Ni ahí).

Y algunos más
Creo que en un par de días la categoría de ciberanalfabetos se va a ampliar de nuevo.
Estoy pensando en agregar a los que no se preocupan por las restricciones al uso de la red (Sopa, Pipa, Acta y van...).
Para algunos es una cuestión religiosa. Yo pienso que conectarse, publicar, compartir contenidos y traficar archivos e información es un derecho inalienable de las personas en el año 2012.

Fin de post
Perdón por el largor del comué, pero es que llevo tanto tiempo sin postear que tenía que ponerme al día. Vuelvo al blog, como se vuelve siempre al amor. Si ustedes también deciden volver por aquí, quizá mañana haya una publicación nueva.

3 comentarios:

Merveilleuse dijo...

Tampoco es tan largo, el jueves que viene puede salir otro

marcebrise dijo...

Muy buen post!Muy buen retorno:)

Mariana Nofal dijo...

¡Gracias chicas por los comentarios!